jueves, 29 de abril de 2010

La muerte de las palabras

Como las personas, como las cosas, como las instituciones, las palabras acaban por envejecer y morir. Pero la vejez de las palabras suele ser larguísima, y no es raro que pase un siglo, y más, desde que empiezan a decaer hasta que desaparecen. Y aun en este caso no es fácil extender el certificado de defunción de la palabra; muchas veces se trata solo de una muerte aparente, y lo único que ha ocurrido es que la palabra retirada de la lengua general ha quedado remansada al margen, en el uso literario, en el uso restringido de ciertos grupos sociales o profesionales. Puede suceder, inversamente, que sea prolongada de manera artificial l vida de una palabra por el capricho arcaizante de un escritor (recordemos cómo Eugenio d'Ors llamaba "paje" al botones); o que su vigencia sea puramente pasiva, es decir, reducida a su comprensión "histórica" por nosotros, sin que tengan ningún eco en nuestra habla real (podemos saber, por ejemplo, qué es una "adarga", pero prácticamente nunca tendremos necesidad de usar esta voz). Incluso se da el caso de que sea resucitada una palabra ya muerta, para hacerla servir de vehículo a un nuevo sentido (así ha ocurrido con "azafata", término que antiguamente designaba a una "criada de la reina" y que no hace mucho fue desenterrado para dar nombre a la "empleada que, en aviones u otros medios de transportes, o en algunas oficinas atiende al público").

Gramática esencial del español, Espasa 2004.
Manuel Seco.

9 comentarios:

Cintia Fuentes Sánchez dijo...

me encanta esta entrada.

por que se ta he ocurrido hablar de ello?

Así habló Spotglisten dijo...

Llegué a este texto por aquello de que soy una filóloga frustrada. Me encantó porque a pesar de ser técnico es realmente bonito y está muy bien escrito. Ya podrían aprender los de historia a escribir así.

Cintia Fuentes Sánchez dijo...

si, y no decir que "atapuerca es antiguo, porque estaba de antes"... -_-" xD

Séneca dijo...

Gracias por muchas cosas y muchas frases, por muchas palabras que espero me hagan reaccionar.
Escribía antes con entusiasmo, en el blog y en cuadernos, escribía leía, pensaba y añoraba conversaciones adultas fuera del guay,guau,etc...y cuando dejé de escribir, pensando que volvería alguna vez, de repente, encontré este blog.
Gracias, por encontrar palabras de siempre, con frases de ayer de hoy y demañana. Un abrazo desde Vexovigo

Así habló Spotglisten dijo...

Las gracias te las doy yo a yi. ¡Gracias, muchas gracias! Una nunca es realmente consciente de si se consigue algo con esto o no. Y al final parece que para algo sí que sirve.
Muchas gracias otra vez. Te animo a que retomes la escritura, desde un momento en que yo la tengo ligeramente abandonada. Tenemos que retomar.
Un saludo y ya me pasaré por tu blog.

Ŧirєηzє ♥ dijo...

que interesante...
la historia de las palabras, que tambien es bonito rescatarla....

saludos...¡¡
:-)

Tabúsoliloquio dijo...

¡Asombro!... podría ser el calificativo para mi gesto. Sensacional, y no es por alardear tontamente. Me gustó mucho lo que comentas de lo que puede suceder con las palabras; sabes, yo realmnete pienso que hay un instante donde las palabras se vuelven monótonas, pues creo que su única función es la de descifrar nuestros códigos ideologicos; pienso que las palabras son aquellas encargadas para comunicar nuestras ideas pero que bien podríamos utilizar taza o vaso para referirnos al objeto que utilizamos para poder beber agua, porque lo que importa es el sentido, no como lo digas. Sin embargo, para nada ha de estar de más enriquecer nuestro vocabulaario pues entre más sutileza tenga el habla, mayor deleite hayara que quien lo escuche. Mientras, así como Séneca, yo tambien agradezco que tomes un tiempo para expresar tus palabras e inspirar a personas como nosotros. Yo soy nuevo en esto, he escrito mi primer entrada, no se como me vaya a ir, no soy tan bueno como tu, pero te seguiré de cerca. No sé de que pais eres, no lo logré averiguar, es claro que de México no, porque siendote sincero, la cultura mexicana no da para tanto, además, los vocablos que utilizas muy pocos mexicanos los entienden. Por otro lado, en México no se estudia filología, sino letras; bueno hasta donde yo se. Que tengas un buen día.

Así habló Spotglisten dijo...

Tabúsoliloquio, muchas gracias por tu comentario. No estoy segura de haberlo entendido bien, pero me da la sensación de que has interpretado que este texto es mío. No lo es, está sacado del libro citado en la misma entrada. Lo ha escrito Manuel Seco, un académico de la RAE (Por cierto, soy española).
Un saludo y muchísimas gracias por comentar y por tus palabras. Ánimo con tu blog. Te leeré.
Saludos.

Tabúsoliloquio dijo...

Ok. Si, yo pensae que el nombre de libro era una fuente argumentativa; no cabe duda que con el tiempo he ido perdiendo la percepción correta de las cosas. Tendré que leer mas. ¡Gracias!